Jengibre envuelto: Remedio casero para tratar la tos, los resfriados y el moco de los pulmones en solo una noche!

¿Quién no ha sufrido alguna vez de tos o resfriados? Pues se trata de enfermedades muy comunes que atacan a gran parte de la población cuando cambian las estaciones, cuando salimos a la calle sin abrigarnos o cuando tenemos las defensas bajas por culpa del estrés.

Si bien se trata de enfermedades que no son peligrosas, lo cierto es que se pueden tornar muy fastidiosas al realizar las actividades diarias y, ni hablar, a la hora de ir a la cama. ¡Intentar dormir con tos o con mocos es una experiencia poco recomendable!

Para que puedas aliviar los síntomas tanto de la tos como de los resfriados, en este artículo te enseñaremos a preparar un remedio casero hecho a base de ingredientes naturales. Realmente quedarás sorprendido con sus resultados.

REMEDIO CASERO PARA TRATAR LA TOS Y LOS RESFRIADOS

Quienes más sufren de la tos o los resfriados son los niños ya que permanecen más tiempo en contacto con los ambientes que poseen gérmenes, a la vez que no tienen un sistema inmunológico tan desarrollado como los adultos.

El problema cuando estas enfermedades atacan a los niños es que los padres suelen aliviar sus síntomas con jarabes para la tos de venta libre. Pero estos remedios solo actúan suprimiendo la transmisión de señales que da el cerebro para provocar tos. Además estos jarabes contienen ingredientes invasivos como el dextrometorfano o la codeína.

En este sentido, lo mejor siempre es acudir a los ingredientes que nos ha brindado la sabia madre naturaleza. Continúa leyendo para aprender a preparar un remedio casero que te ayudará a combatir la tos y los resfriados de manera natural.

INGREDIENTES

  • 1 cucharada de miel
  • Infusión de jengibre
  • 1 cucharada de aceite de coco o de oliva
  • 1 cucharada de harina
  • Servilleta
  • Gasa
  • Cinta de papel

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar, coloca media cucharada de harina y la miel en un bol y mezcla bien con una cuchara. Evita el contacto con tus manos
  2. Posteriormente incorpora una cucharada de aceite (de coco o de oliva), la infusión de jengibre y vuelve agregar otramedia cucharada de harina
  3. Mezcla bien para que todos los ingredientes se integren
  4. Luego coloca la mezcla en una servilleta y envuélvela con una gasa
  5. Finalmente, ubica la gasa en tu pecho o el pecho de tu hijo y pega con cinta para que no se mueva

Si se trata de un niño, coloca la gasa dos o tres horas antes de ir a dormir y luego quítasela. En el caso de los adultos, se puede pasar toda la noche con la gasa en el pecho ya que no hará daño.

A pesar de que este remedio no posee efectos contraindicados, ten cuidado al aplicarlo en niños ya que una utilización prolongada podría provocar sarpullido en la piel ya que es muy sensible.

Y si pruebas este remedio casero y te da resultado, no olvides compartir el secreto con tus familiares y amigos.