Dieta de los puntos: Explicada paso a paso

La dieta de los puntos es una de las dietas que más ha llamado la atención a los nutricionistas en los últimos años, porque se basa en la idea de que no tienes por qué tener ningún problema en comer lo que tú desees a la hora de llevar a cabo una dieta.

Esto, que, en principio, parece de lo más chocante, no lo es tanto, ya que lo que haremos con la dieta de los puntos es trasladar las calorías que nuestro cuerpo necesita a un sistema numérico, con el que podremos controlar de forma muy intuitiva si estamos pasándonos o si estamos dentro de lo aceptable.

¿En qué consiste la dieta por puntos?

La dieta de los puntos, básicamente, consiste en otorgar a cada tipo de alimento un valor numérico, dependiendo de si hace engordar más o menos. De este modo, los alimentos con más calorías, aparecen con un número mayor, mientras que los que menos calorías aportan a tu organismo, tienen un número menor.

De esta forma puedes tener un total control sobre las calorías que ingieres al día,sin necesidad de estar realizando cálculos continuamente.

Evidentemente, cada persona es un mundo, y cada cuerpo necesita cantidades de calorías diferentes. Es por ello que la dieta de puntos, antes de empezar, te insta a que calcules cuál es el número de puntos diarios de los que dispones.

¡Tranquila! En este artículo te contaremos cómo realizar todos los cálculos de forma sencilla.

¿La dieta de puntos funciona?

La efectividad de la dieta de los puntos está más que demostrada, y se debe, fundamentalmente, a dos características básicas:

  1. Por un lado, está la capacidad de sintetizar el conocimiento nutricional en un sistema de puntos comprensible para cualquier persona. El hecho de no tener que estar sumando calorías y revisando continuamente la parte trasera de los envases de alimentos, contribuye a controlar mucho mejor cómo se está llevando a cabo la dieta.
  2. Por otro lado, al poder comer lo que desees, siempre y cuando mantengas los puntos bajo el límite diario permitido, evita la sensación de ansia y ganas de comer lo prohibido que suele arruinar todas las dietas.

Estas son las dos razones fundamentales por las que la dieta de puntos funciona tan bien.

¿Hay algún riesgo?

¡En absoluto!

A diferencia de algunas otras dietas que hemos mostrado aquí, las cuales están orientadas a reducir el peso drásticamente en un tiempo récord, pero que podrían ser peligrosas para tu salud si las aplicaras durante más del tiempo recomendado,la dieta de puntos no cuenta con ningún riesgo.

Puedes aplicarla desde hoy hasta que alcances tu peso ideal, ya que no se basa en la prohibición sino en el control exhaustivo de los alimentos que se ingieren. Es decir, no nos basamos en prohibir determinados tipos de alimentos por sí solos, sino en relación a los demás.

Así, no tendrás prohibido comer ni un filete de ternera ni una ración de ensaladilla rusa (algo impensable en otras dietas), pero, si comes una de las dos cosas, entonces, ese día, la otra sí estará prohibida.

Cómo hacer la dieta de los puntos para adelgazar

A continuación te explicaremos cómo realizar la dieta por puntos de forma sencilla. Para llevarla a cabo, únicamente debes tener presente que se basa en dos apartados: El primero, calcular tu límite diario de puntos, y, en segundo lugar,conocer los puntos atribuidos a cada alimento.

Dieta de los puntos para adelgazar

Conociendo estos dos aspectos, no es necesario que te demos un menú que seguir, ya que tú misma podrás elegir aquellos que mejor se adapten a tus gustos y hábitos, siempre y cuando no superes los puntos.

¡Coge papel y lápiz y vamos a calcular tus puntos diarios!

Cómo calcular tu límite diario de puntos

En primer lugar, si eres mujer, anota 7 puntos. Si eres un hombre, anota 15.

A estos puntos, súmale 5 si tienes entre 18 y 20 años, 4 si tienes entre 21 y 35, 3 si tienes entre 36 y 50, 2 si estás ente los 51 y los 65 años, y 1 si tienes más de 65.

Después, pésate y apunta la decena de tu peso. Por ejemplo, si pesas 56 kilos, súmale 5 puntos. Además, mide tu altura, y si mides más de 160 centímetros, súmale 2 puntos. En caso contrario, suma solo 1.

A continuación, determina su actividad física. Si es una vida sedentaria al 100%, no sumes ningún punto, si sueles estar de pie (por ejemplo, en el trabajo), súmale 2 puntos. Si andas con frecuencia, súmale 4, y si tienes un esfuerzo físico diario significativo (por ejemplo, en el gimnasio), súmale 6.

Por último, dependiendo de tu objetivo, deberás sumar 4 puntos si lo que quieres es mantener tu peso, o no sumar ningún punto si lo que quieres es bajarlo.

Así, una mujer de 19 años que no realiza apenas esfuerzo físico y que quiera bajar de peso, mida menos de 160 cm y pese 55, dispondrá de 18 puntos para gastar cada día.

Tabla completa de alimentos para la dieta de los puntos

Ahora que ya conocemos tu límite de puntos diarios, es de vital importancia saber los puntos que se le atribuye a cada alimento. Para ello, os dejamos un enlace donde os podeís descargar una tabla de alimentos y los puntos asignados a cada uno de ellos.

Descargar tabla-puntos

Con esto, tendrás una idea clara de cuántos puntos dispones, y dónde puedes gastarlos y de qué manera. Como puedes observar, la chica de 19 años de la que hablábamos antes, puede comerse un filete de ternera todos los días a la hora de comer, siempre y cuando después compense comiendo alimentos que apenas sumen puntos.

Esta es la gran ventaja de la dieta de los puntos… ¡Puedes comer lo que desees!

Como puedes observar, con la dieta por puntos no tendrás ningún problema en rebajar tu peso medio kilo a la semana, ya que no tendrás el ansia de comer aquello que tienes prohibido, ni te será difícil calcular qué es lo que puedes y lo que no puedes comer… ¡De ahí deriva su eficacia!

 

Vídeo sobre la dieta por puntos

Y ya para terminar, os dejamos con un vídeo donde encontrarás información muy completa 😉

 

¿Que opinas?