Descubre los 9 hábitos que necesitas adoptar hoy para detener la demencia o el mal de Alzheimer antes de que comience

La demencia es un término general para la pérdida de memoria y otras capacidades mentales suficientemente graves como para interferir con la vida diaria de una persona. La demencia puede aparecer en muchas formas, incluyendo la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington y la demencia vascular. Pero el tipo más común es la enfermedad de Alzheimer, que representa aproximadamente el 60-80% de los casos.

Si la causa no es tratable, la demencia puede ser progresiva. Los síntomas pueden empeorar con el tiempo y estos incluyen depresión, apatía y dificultad para recordar las conversaciones recientes, nombres y acontecimientos. Algunos factores de riesgo para la demencia se pueden prevenir, mientras que otros no.

Los factores de riesgo que se pueden controlar incluyen:

Mala alimentación y falta de vitaminas

Uso de medicación que contribuye a la demencia

Deterioro de la función tiroidea

Riesgos cardiovasculares como colesterol alto, presión arterial alta y diabetes

Fumar

Baja actividad física

Consumo de alcohol

Heridas en la cabeza

9 Maneras de ayudar a reducir el riesgo de demencia

  1. Tomar vitamina D

Los estudios han demostrado una correlación entre los niveles bajos de vitamina D y el deterioro cognitivo, lo que lleva a los síntomas de la demencia. La suplementación con vitamina D puede ayudar a proteger el cuerpo contra los procesos que conducen a la demencia y la enfermedad de Alzheimer. La mejor manera de obtener la vitamina D es a través del sol, pero tomar un suplemento también podría ayudarte si no eres capaz de salir a la calle tanto como deseas. ¡También podría ser útil durante los meses de invierno!

  1. Reta a tu cerebro

¡Desafiar a tu cerebro de forma regular tiene algunos beneficios sorprendentes! Los estudios han demostrado que los bilingües retrasan el inicio de los síntomas de la demencia en casi cinco años, en comparación con los adultos de edad avanzada que solo hablan un idioma. Otro estudio encontró que hacer crucigramas de forma regular puede retrasar la aparición de la pérdida de memoria entre 2 y 5 años.

  1. Mantente activo físicamente

Para que tu sangre esté en movimiento y el bombeo del corazón sea regular, una de las maneras más eficaces es fortalecer su sistema vascular. El ejercicio es la mejor medicina preventiva para muchos problemas de salud crónicos. Alrededor de 30 minutos diarios de actividad física moderada son suficientes para ver beneficios en la salud.

  1. Control de la ingesta de alcohol

Los estudios han demostrado que las personas que beben alcohol en exceso tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia, en comparación con los que no beben alcohol o consumen cantidades moderadas de alcohol. El control de la ingesta de alcohol puede ayudar a prevenir numerosos problemas de salud, incluyendo la demencia.

  1. Protegerse contra lesiones en la cabeza

¡Utiliza un casco cuando estés en una bicicleta! Es una manera sencilla pero muy importante que puedes adoptar para proteger a tu cerebro de posibles daños. Si estás haciendo cualquier cosa que pueda ser peligrosa, como la participación en deportes acuáticos, o estas en una pista de esquí, considera también un casco.

  1. Se social

Interactuar regularmente con otras personas puede ayudar a proteger contra los efectos negativos del aislamiento. Incluso si es sólo con un amigo o con unos pocos miembros de la familia, hablar con otros de forma regular puede protegerte contra varias afecciones de salud diferentes. Incluso mejor: ¡da un paseo por la naturaleza con algún amigo!

  1. Tomar vitamina B

Las vitaminas del complejo B puede ser útiles en la reducción de los niveles de una molécula llamada homocisteína o HC. Esta molécula se la conoce por dañar el sistema vascular. Tener un nivel alto puede contribuir al riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y a otros problemas vasculares. Tomar un complejo de vitamina B puede ayudar a proteger el cuerpo del deterioro cognitivo relacionado con la edad.

  1. Dejar de fumar

Fumar puede dañar casi todas las partes de tu cuerpo, incluyendo el cerebro. Los estudios han demostrado que los fumadores diarios actuales tienen un riesgo un 45% mayor de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en comparación con los no fumadores e incluso los ex fumadores. Incluso si has sido un fumador durante toda la vida, dejar de fumar puede marcar la diferencia.

  1. Seguimiento de tus números

Realiza un seguimiento de tu presión arterial, niveles de colesterol y peso; conocer tus números puede ayudar a encontrar un problema desde el principio. ¡El sistema cardiovascular y la salud metabólica son algunos de los indicadores más importantes de la demencia!

Consejo: Algunos médicos creen que aprender cosas nuevas ayuda a mantener la salud del cerebro.

Con información de: Vidaverdee.com

¿Que opinas?