Descubre los 6 tratamientos caseros para librarse de una vez por todas de los puntos negros y manchas del rostro!

El rostro es de suma importancia tanto para mujeres como para hombres, la realidad nos obliga a tener una piel bien cuidada y a mantener siempre atenciones especiales para protegerla de todos esos agentes externos que la pueden dañar. Sin embargo, no siempre podemos tenerla en perfecto estado.

Las manchas y los puntos negros son unos problemas estéticos que afecta en gran medida la vida de las personas. Cuando se padece de alguno de ellos, o de ambos, entonces podemos ver cómo se ve afectada nuestra autoestima ya que genera imperfecciones y daños a la piel que producen una apariencia desagradable.

Los puntos negros y las manchas en la cara pueden ser resultado de las variaciones constantes en el pH corporal o por efecto de mala alimentación, exposición prolongada al sol, falta de sueño, uso excesivo de maquillaje o desordenes hormonales. Hoy te mostraremos 6 formas de tratar estos problemas de forma natural.

Tratamientos caseros efectivos para las manchas y los puntos negros

Mascarilla de almendras. Esta es un excelente exfoliante natural

Ingredientes:

10 almendras

½ taza de leche

1 cucharada de miel

Preparación:

Remojar las almendras en la leche toda la noche anterior, al día siguiente tritúralas y forma una mezcla pastosa. Agrega la miel y luego aplica sobre el rostro dejándola actuar por unos 20 o 30 minutos. Enjuaga muy bien con agua fría y repite el procedimiento 3 veces por semana.

Mascarilla de lechosa. Limpia los poros a profundidad

Ingredientes:

1 rodaja de papaya madura

1 cucharada de azúcar morena

2 cucharadas de miel

Preparación:

Tritura la papaya mezclada con el azúcar y la miel. Luego frota sobre la cara y déjala reposar por al menos unos 15 minutos. Enjuaga con abundante agua y repite el procedimiento cada dos días.

Jugo de cebolla. Sus antioxidantes ayudan a revertir los efectos de los rayos UV

Ingredientes:

1/2 cebolla

2 cucharadas de miel

Preparación:

Tritura la mitad de la cebolla con dos cucharadas de miel y aplícala sobre la piel con ayuda de los dedos. Deja reposar sobre la cara al menos unos 20 minutos y enjuaga con agua fría. Repite este proceso tres veces a la semana.

Mascarilla de manzana. Remueve bacterias y células muertas de la piel

Ingredientes:

1 manzana madura

2 cucharadas de miel

1 cucharada de azúcar morena

Preparación:

Pelar la manzana, cortarla en trozos anchos y licuarlos para luego adicionar miel de abeja y azúcar morena. Cuando tengas una mezcla espesa aplícala sobre la cara previamente lavada y con la ayuda de tus dedos masajea muy bien tu rostro. Deja reposar la mascarilla por unos 10 minutos y enjuaga. Es recomendable usarla 2 o 3 veces por semana.

Máscara de sándalo. Rejuvenece la piel y redice la producción de sebo en la piel

Ingredientes:

1/2 cucharada de glicerina

1 cucharada de agua de rosas

1 cucharada de polvo de sándalo

Preparación:

Mezcla el sándalo con glicerina y el agua de rosas en un bol. Luego de obtener una fusión pastosa aplícala sobre la piel y déjala reposar por 20 minutos. Enjuaga con agua tibia y repite por 2 semanas.

Suero de mantequilla. Blanquea las zonas de la piel y regula la producción de grasa natural

Ingredientes:

4 cucharadas de suero de mantequilla

2 cucharadas de jugo de tomate

Preparación:

Mezcla los dos ingredientes muy bien y aplícalos por todo el rostro empleando un pincel. Déjalo reposar en tu piel por al menos unos 20 minutos y retíralo con agua fría. Repite este proceso por al menos 5 semanas consecutivas todas las noches.

Fuente: Mimundoverde.org

¿Que opinas?