La inteligencia viene de los genes de la madre, no de los del padre. ¿Lo sabías?

A menudo nuestros parientes y conocidos tratan de encontrarnos parecido con nuestros padres, pero cuando se trata de características interiores, como carácter o personalidad, la tarea se complica, ya que estas no son estables hasta alrededor de los 18 años.

capturaEl cerebro de las personas termina por desarrollarse cuando se cumple la edad adulta (en muchas partes, alrededor de los 18), pero la inteligencia es un aspecto del interior que se puede analizar desde una edad más temprana. Cuando aún se es niño es posible saber qué tan capaces (en relación a la inteligencia) son, y eso se le atribuye por completo a las madres.

Un estudio demuestra que la inteligencia se encuentra exclusivamente en los genes aportados por la madre, genes que se encuentran en una zona específica del cerebro.

Por otra parte, los genes del padre también están presentes en el cerebro de los niños, pero en zonas como el sistema límbico, relacionado con los instintos.

¿Aún no lo entiendes?

Los genes de la inteligencia están en los cromosomas X (aportados por la mujer), por lo que es más probable que se van implicados en el desarrollo intelectual de los pequeños.

En Alemania, científicos de la Universidad de Ulm, descubrieron que los genes relacionados con los aspectos cognitivos están en los cromosomas X, por lo tanto, eso explica que los hombres sufren hasta un 30% más de problemas cognitivos que las mujeres.

Sin embargo, no todo tiene que ver con los genes. En Escocia, otro estudio reveló que el coeficiente intelectual de la madre también influye de manera determinante en el CI de un niño. Si el CI de la madre es alto, es probable que el de su hijo también lo sea, en base a una  entrevista a casi 13.000 niños para conocer sus antecedentes familiares.

Pero eso no es todo: Otro factor importante para la inteligencia de la persona es el ambiente en el cual crece. Los niños con un correcto apego emocional a la madre son capaces de resolver problemas abstractos con 4 años. Lo que quiere decir que el afecto y el cariño también influyen en el desarrollo de la inteligencia.

Con información de: Upsocl.com

¿Que opinas?