Descubre Toda La Verdad (Beneficios y Peligros) Sobre Las 15 Dietas Que Estan Actualmente De Moda.

1.- La dieta de las tres horas

Tal y como lo indica su nombre, establece que deben ingerirse alimentos cada tres horas. Por este motivo, es realmente popular entre las mujeres que no desean matarse de hambre ni controlar constantemente qué es lo que ingieren.

Esta dieta está fundamentada en el hecho de que comer cada pocas horas mantendrá activo el metabolismo, por lo tanto, quemarás grasa en todo momento y no te sentirás hambrienta.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las porciones deben ser pequeñas y que, para notar los resultados rápidamente, deberás complementar la dieta con actividad física.

Si bien en esta dieta no hay comidas prohibidas, no es conveniente el consumo excesivo de harinas, dulces refinados, alimento fritos ni comida chatarra.

2.- La dieta Atkins

Consiste en comer alimentos con proteína magra y evitar los carbohidratos. Esto tiene sentido dado que si reducimos el consumo de azucares y de harinas (alimentos con alto contenido de carbohidratos), también estaríamos reduciendo considerablemente la cantidad de calorías ingeridas.

Para mantener los niveles del azúcar en sangre, se debe reducir la carga glucémica, es decir, la cantidad de glucosa que hay en nuestra sangre. Sin embargo, si bien la dieta Atkins permite el consumo de grasas, no hay que excederse en el uso de ellas.

Si lo hiciéramos, no solo no perderíamos peso si no que podría llevar a enfermedades cardiovasculares, colesterol alto y problemas en las articulaciones, entre otros.

3.- La dieta de la mejor vida

Es una forma de vida más que una dieta y establece las pautas para tener una vida mucho más saludable. Cambiará tu forma de vida, tu alimentación y tus actividades físicas para que seas consciente de cuándo tiendes a comer más.

Esta dieta se divide en tres fases.

La primera dura, al menos, cuatro semanas y se enfoca en aumentar la actividad física y conocer los patrones alimenticios (no qué comemos, si no cuándo comemos y qué cantidades).

La segunda fase pretende que se mantengan los cambios hechos en la anterior, que se entiendan las causas del hambre, que se aprenda a comer porciones razonables y que se eliminen alimentos sin contenido nutricional.

En esta fase, la pérdida de peso será gradual y constante.

Finalmente, la última etapa debe mantenerse de por vida y consiste en terminar de eliminar los alimentos vacíos e incorporar alimentos más sanos.

4.- La dieta del tipo sanguíneo

Tal y como lo señala su nombre, indica qué alimentos debería o no comer una persona de acuerdo con el tipo de sangre que tiene.

Es decir que la dieta de alguien con sangre del tipo A no será lo mismo que la de una persona con la sangre AB, por ejemplo.

Esta dieta se fundamente en que nuestro cuerpo, dependiendo del tipo de sangre, digiere las proteínas de forma diferente y, si se consumen las comidas incorrectas, el cuerpo tenderá a subir de peso y no estará tan sano como lo estaría en caso de alimentarse adecuadamente y según lo establecido por esta dieta.

5.- La dieta de la sopa del repollo 

Es una dieta rápida y monótona que te ayudará a perder algunos kilos en poco tiempo. Al tratarse de una dieta muy restrictiva, no resulta agradable para algunas personas ni debe extenderse por un período mayor a los siete días.

Esta dieta promete la pérdida de hasta 5 kilos en una semana y la mayoría de tus comidas durante este tiempo consistirá en sopa de repollo (la cantidad que tú quieras) aunque cada día se incluyen algunas frutas y verduras crudas o cocidas.

Hay que recordar que siempre que se pierde mucho peso en poco tiempo, luego conviene hacer una fase de estabilización de siete días. En esta fase deberán incorporarse los alimentos que se suprimieron paulatinamente para evitar el famoso y temido efecto rebote.

6.- La dieta del cavernícola

También conocida como dieta paleo, paleolítica, del Paleolítico o dieta de la Era de Piedra, es una dieta moderna que pretende no solo ayudarte a perder peso si no también a mejorar tu calidad de vida.

Está basada en el hecho de que, en la Era de Piedra, las personas solamente comían lo que cazaban y cultivaban y no tenían tantas enfermedades ni problemas como hoy en día cualquier persona tiene.

Si decides seguir esta dieta, deberás eliminar la sal, el azúcar, los lácteos, las harinas, el arroz y cualquier tipo de alimento procesado. Además, deberás quemar calorías, es decir, tendrás que hacer ejercicio todos los días.

Deberás intentar consumir los alimentos sin cocinarlos ni procesarlos.

La falta de cocción evita que se pierdan nutrientes y permite conservarlos todos. Para que esta dieta funcione, es conveniente planificar las comidas y así evitar caer en la tentación de comer alimentos procesados.

7.- La dieta para eliminar la grasa

Se centra en la desintoxicación del cuerpo y se requiere una gran disciplina y planificación.

Esta dieta pretende limpiar el hígado, desintoxicar el organismo, aumentar el metabolismo y perder grasa y busca cumplir todos estos objetivos mediante la restricción de ciertos tipos de comida.

Está compuesta por tres fases.

Durante la primera fase que tiene dos semanas de duración, solo deben consumirse entre 1100 y 1200 calorías al día.

En la segunda fase, las calorías deben aumentarse a 1500 y deben incorporarse los carbohidratos. Esta etapa deberá mantenerse hasta llegar al peso deseado.

Una vez que alcancemos el peso que queremos, debemos pasar a la tercera fase en la cual incorporaremos, paulatinamente, productos lácteos y más carbohidratos.

8.- La dieta francesa

Está fundamentada en que Francia es el país con menor índice de obesidad en toda Europa.

Sus hábitos alimenticios son, básicamente, no saltarse las comidas ni contar calorías y el éxito de su dieta radica en encontrar el balance perfecto entre las porciones de las comidas.

Hay dos principios que deben seguirse paraqué esta dieta funcione: comer en casa y cocinar a la francesa.

A los franceses, en general, les gusta cocinar y, por ello, prefieren comer en casa e ir a restaurantes solamente en ocasiones especiales. Esto favorece la disminución de comidas procesadas y chatarra.

En cuanto a cómo preparan sus comidas, prefieren ingredientes frescos y de gran calidad. Utilizan muchos vegetales, hiervas y especias naturales para dar sabor a sus comidas.

9.- La dieta del bajo índice glucémico 

Deja de lado el aporte calórico y se centra en el tipo de glúcidos que se ingieren y en su cantidad.

Las comidas se clasifican de acuerdo al tiempo que tarda en elevar el nivel de azúcar en la sangre debido a que, cuanto mayor es el índice glucémico, el nivel de azúcar en sangre subirá, lo cual liberará insulina.

Esta liberación de insulina, a su vez, intensificará la sensación de hambre y provocará el almacenamiento de grasas.

El principal objetivo de esta dieta es evitar que se produzcan elevaciones bruscas en el nivel de insulina. Haciendo esto, se evitará que se formen grasas debido a un exceso en la producción de insulina.

El lado negativo: el índice glucémico varía en cada persona.

Por lo tanto, tendrás que probar esta dieta para saber si, en tu caso, te ayuda a perder peso o no.

10.- La dieta del pomelo 

Te asegura perder hasta 8 kilos en tan solo una semana.

La dieta permite comer alimentos bajos en calorías y pomelo o jugo natural de pomelo en cada comida y no considera apropiadas las comidas que están demasiado frías o demasiado calientes.

Si te gustan los pomelos, no te resultará difícil de seguir ya que el pomelo tiene altas cantidades de agua y de fibra, es decir, que te sentirás saciada y no experimentarás hambre.

Si bien es una dieta monótona, el consumo de pomelo resulta beneficioso para la salud gracias a la gran cantidad de vitamina C  y a su falta de grasa y bajo contenido de sodio.

Aun así, no debe extenderse por mucho tiempo debido al bajo consumo de ciertos nutrientes.

11.- La dieta de las hormonas 

Busca prevenir las fluctuaciones bruscas en los niveles hormonales.

Es decir que, se busca el equilibrio de las hormonas a través de la alimentación, suplementos nutricionales, ejercicios y desintoxicación. La dieta dura seis semanas, está dividida en tres etapas y se suelen perder entre 2 y 5.5 kilos cada 15 días.

Esto es así gracias a que se consumen pocas calorías, provenientes, en su mayoría de alimentos altos en hidratos de carbono con un índice glucémico bajo o medio.

No se permiten las comidas procesadas, los lácteos e incluso se prohíbe el consumo de algunas frutas y verduras. Muchas veces, la acumulación de grasa en determinadas partes del cuerpo se produce por un desequilibrio hormonal. Por eso, esta dieta resulta perfecta en aquellos casos en que se busca eliminar la grasa de ciertos puntos en concreto.

12.- La dieta de Jenny Craig

Es una dieta popular desarrollada por el Centro Jenny Craig.

En el centro crean el programa adecuado para cada paciente teniendo como base tres pilares: el cuerpo, la alimentación y la mente. Al referirnos al cuerpo, tenemos que tener en cuenta que realizar actividad física no solo te ayudará a perder peso si no que también te brindará muchos otros beneficios a tu salud.

La comida hace referencia, particularmente, a las porciones que consumes.

Cada persona tiene que encontrar la cantidad justa de alimento para su propio cuerpo y sus necesidades calóricas. Además, se recomienda planificar las comidas y prepararlas en casa en lugar de salir a comer a restaurantes.

El último pilar de este método es la mente. Cuanto mejor te sientas contigo misma y más positiva sea tu actitud, es más probable que respetes el menú preestablecido y que te resistas a la tentación de comer lo que no debes.

13.- La dieta macrobiótica 

Se la plantea más como un estilo de vida que como una dieta temporal.

Establece que la alimentación diaria debe estar compuesta por: cereales integrales (50% a 60%), verduras (25% a 35%) y legumbres (10% a 15%).

Además, debe incluirse, al menos, una sopa al día que podría contener verduras, cereales o legumbres.

El principal beneficio de esta dieta, y la causa de su éxito para bajar de peso, es que elimina todos los productos refinados (como el azúcar blanco y los dulces industriales), el pan blanco, los embutidos, la carne y las bebidas industriales y con alcohól.

Además, fomenta la incorporación de los cereales integrales y orgánicos, conceptos no muy presentes en la dieta típica de cualquier persona.

14.- La dieta de la desintoxicación (o dieta detox)

Propone, a través de la ingesta de grandes cantidades de líquido y muy pocas calorías, desintoxicar el cuerpo y, paralelamente, bajar de peso. Esta dieta consiste de tres etapas. La primera etapa te alienta a reducir el consumo de café, bebidas gaseosas, azúcar, harinas refinadas, alimentos procesados y comidas altas en grasas.

 

De esta forma, el impacto de la dieta será menor y estarás más preparada para la siguiente fase: la dieta del limón.

Durante esta fase, que no debe extenderse más de 5 días, deberás beber jugo de limón diluido en agua y podrás comer algunas verduras en particular.

Transcurrida la dieta del limón, deberás pasar a la última fase, durante la cual deberás introducirse paulatinamente los alimentos saludables que restringiste o eliminaste durante la dieta.

15.- La dieta mediterránea 

También se centra en un estilo de vida saludable más que en la pérdida de peso. Se basa en la forma de alimentación de algunos países europeos, como: España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Malta.

En esta dieta se deben consumir una o dos raciones de verduras y de hidratos de carbono por comida, preferentemente integrales.

En cuanto a las verduras, se recomienda que al menos una de las raciones sea cruda para que se conserven todos los nutrientes y que se consuman verduras de distintos colores.

Deberás beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día y, además, tendrás que realizar actividad física todos los días.

También es importante incorporar el consumo de frutas y elegir, al igual que las verduras, frutas de estación y orgánicas.ser moderado y deberán provenir de aceite de oliva, pescado y frutos secos.

Ahora que conoces estas 15 dietas controversiales, sus objetivos y porqué y en qué casos funcionan, lo único que tienes que hacer es evaluar cuál se adapta más a tus gustos, expectativas y estilo de vida. Ya tienes el conocimiento que necesitas, entonces ¿qué estás esperando para ocuparte de tu salud y adoptar hábitos mucho más saludables? ¡Tu cuerpo te lo agradecerá enormemente!

¿Que opinas?